Propiedades relajantes para EL ALMA y EL CUERPO


Los llamados "aceites esenciales" no son realmente aceites, sino las partes más volátiles de las plantas, las cuales se liberan mediante un proceso de destilación a vapor de las hojas, flores y maderas o por molienda de algunas frutas.
Los aceites esenciales satisfacen los requisitos de la mente, el cuerpo, el espíritu llenando y condicionando las mismas. Han sido exitosos en el tratamiento de situaciones emocionales, así como dolencias musculares, digestivas, de la piel,  problemas respiratorios, o simplemente como relajantes, para combatir el insomnio, el stress  y en tratamientos de belleza.
Se usan en masajes, a través  de ambientadores, en vaporizadores, en el baño, en compresas y como loción capilar o de la piel.




El uso de los aceites aromáticos data de 3.000 años A.C. en el antiguo Egipto, donde se usaban como medicinas, en ceremonias religiosas y como perfume.
Desde comienzos del siglo XX su uso ha venido creciendo y extendiéndose en todo el mundo y está siendo empleada por médicos y terapeutas. Es una aliada de la salud y del bienestar general del cuerpo y del espíritu. Es una manera agradable de prevenir algunas enfermedades o de enfrentarlas con mejor ánimo, logrando una armonía sistémica.

La Aromaterapia es la utilización de los aceites esenciales de las vegetaciones,  con fines curativos.

Algunos aceites esenciales y sus beneficios:

Algas: Favorecen al aumento de concentración y generan interés sobre las actividades de tipo intelectual (leer, redactar, etc.)
Anís: Ayuda a descansar la vista; calma los calambres, gases, dolores abdominales, dolores menstruales, náuseas y dolores de garganta. Así mismo, por su efecto diurético evita la retención de líquidos.
Albahaca: se utiliza para el dolor de cabeza y migrañas, también para la fatiga mental. Angélica: ayuda a contactarse con lo Divino.
Bergamota: eleva el espíritu, refresca y relaja. Es muy útil para casos de depresión, ansiedad y tensión.
Camolina o Manzanilla: Tensión premenstrual, indigestión, moderadamente antialérgico, rinitis o polinosis (fiebre del heno), acné, eczema y otras alteraciones cutáneas.
Canela: es afrodisíaco y estimulante mental.
Cedro: efecto sedante indicado para el estrés. Cedrón: sedante se combina con lavanda. Ciprés: se usa en duelos como en otras etapas de cambio.
Clavo de olor: agotamiento mental para dejar de fumar.
Enebro: actúa sobre los planos mentales, emocionales y físico, alivia situaciones de confusión y cansancio.
Eucalipto: actúa en el aparato respiratorio es descongestivo.
Geranio: antidepresivo, relajante y para restaurar y estabilizar emociones.
Jazmín: Depresión, especialmente la posparto, favorece la contracción durante el parto, afrodisíaco
Jengibre: dolores reumáticos y musculares, agotamiento sexual y físico.
Lavanda: es un sedante muy efectivo, se utiliza en problemas de insomnio. Ayuda a balancear estados emocionales como histerias depresiones, calma, relaja.



Lemongrass: se usa en la fatiga mental es un estimulante mental
Limón: estimulante mental, antiséptico, astringente, cicatrizante.
Mandarina: calmante y sedante, brinda alegría.
Mejorana: actúa mejorando estados de soledad, ansiedad.
Manzanilla romana: Se utiliza contra los dolores estomacales, dolores musculares, dolores a las articulaciones, fiebre y para disminuir la irritación y/o proteger las pieles sensibles.
Menta: estimula el cerebro ayuda a despejar los pensamientos.
Mejorana: Dolores menstruales, cefaleas, afecciones faríngeas, moderadamente sedante, inductor del sueño, calorífero, mejora la circulación, algunas infecciones fúngicas (como las aftas), acné
Naranja: es antidepresivo y restaura elevando el espíritu. Pino: estimulante del sistema nervioso, brinda energía y bienestar.


Neroli: Insomnio, ansiedad, depresión, moderadamente calorífero, mejora la circulación sanguínea, acné, moderadamente analgésico, tensión o dolor premenstrual, dolor de espalda
Pachuli: Anti-depresivo que también se usa para contrarrestar los problemas de hongos, la caspa y los signos del envejecimiento.
Romero: estimula la memoria, la claridad mental, procesos creativos es un protector psíquico y un estimulante físico.
Rosa: Sinusitis y afecciones faríngeas, congestión, edema palpebral, hinchazón facial, algunos problemas circulatorios (incluida fragilidad capilar), moderadamente sedante, inductor del sueño, tensión o dolor premenstrual, antidepresivo, síntomas menopaúsicos, disminución de la libido, anorexia nerviosa.
Salvia: relajante, armoniza la sexualidad por relajante y distiende la energía sexual. Sándalo: propiedades sensuales, meditación, aquieta los pensamientos, es ansiolítico y antidepresivo.
Sándalo: Piel seca o cuarteada, acné, induce la relajación durante la meditación, afrodisíaco.
Tomillo: antiséptico de vias respiratorias y antitusivo. Es tónico y energizante en el nivel físico, mental y emocional, mejora la memoria. Vetiver: es un relajante profundo, balancea energía de grupo puede ser afrodisíaco.
Ylang-Ylang: antidepresivo y sedante, actúa sobre dificultades sexuales, por stress y ansiedad, es utilizado en estados de tensión nerviosa, insomnio e hiperactividad.


Ambientadores




Beneficios de la Naturaleza que nos ayudan a equilibrarnos.





El sentido del olfato está conectado directamente al sistema límbico, la parte del cerebro humano que controla las emociones y que también posee importantes funciones relacionadas con la memoria.  Percibimos un olor cuando unas moléculas aromáticas penetran la cavidad nasal estimulan los terminales nerviosos encargados de detectar olores.  Estos terminales convierten el influjo de moléculas aromáticas en impulsos nerviosos y los envían al sistema límbico en donde, dependiendo del tipo de aroma se trate, provocan diversos tipos de reacciones emotivas y estimulan recuerdos, dando un estado de bienestar al  ser.



Terapias alternativas que nos llevan al confort y al equilibrio.

Comentarios