LA PAREJA


En la actualidad se producen constantes cambios de parejas, Tantos que desgastan su posibilidad de establecer relaciones duraderas, la infidelidad es la nota diaria, según cifras de la Organización de Naciones Unidas  la tasa de los divorcios de los países los cuales denominan  desarrollados, se incrementó desde 1970 de 13 divorcios por cada 100 hombres y mujeres a 24 divorcios por cada 100 y en los 90's  de 27 por cada 100 hombres y mujeres. Los  países en desarrollo según como lo denomina esta organización, también a triplicado la tasa de divorcio entre las mujeres, de cinco a 15 por cada 100 mujeres y de siete a 12 por cada 100 hombres.   

Según el informe “hombres y mujeres se mantienen cada vez más tiempo solteros”. En los ‘90s sólo el 43 % de los hombres y el 62 % de las mujeres entre 25 y 29 años había estado casado alguna vez. Sin manifestar las estadísticas de los efectos que ocurren dentro del seno familiar producto de este deterioro.

Parte de estos resultados de este rompimiento es producto de la elección, de saber que se quiere respecto a la pareja.


Primero el ser humano debe tener claro el conocimiento de sí mismo, eso tiene que ver con la experiencia, las capacidades, la percepción de lo externo, la valoración, la asertividad todo ello puede estar distorsionado, si no se ha revisado, y se ha cerrado con situaciones inacabadas, sentidos de culpa, la no experiencia,  el no contacto muchas veces se unen dos personas que ni siquiera tienen claro quiénes son, uniendo sus pasados al presente, convirtiendo el futuro en un fracaso.

En muchas oportunidades se escucha, no tengo la pareja que soñé, me equivoqué, o estoy solo(a). Cuando se busca con quien compartir muchas veces se cae en errores,   el  ¿Dónde? o quizás en el ¿Qué? sean los principios que no se tiene claro, producto de la falta de conocimiento de sí mismo(a).

Vamos a ilustrar, la búsqueda se realiza en los lugares errados, diremos, si se desea un compañero o compañera que su principal hábito no sea la bebida o el cigarrillo entre otras cosas, el peor sitio para encontrarlo  es un sitio nocturno.  Si se desea alguien que le guste bailar, no se encontrará en una biblioteca.

En cuanto a  “que quiero”  en su mayoría, no se toma el tiempo para estar sereno, tranquilo que permita meditar sobre que realmente se desea, si es  un compañero(a), un(a) amigo(a), un(a) amante, un momento de distracción o quizás una pareja que pueda compartir la vida de aquí en adelante.

Revisar el porqué de tantas separaciones, las causas pueden ser infinitas, una de ellas es: si como persona no estoy bien enterado de “quien soy”, mis contactos tendrán alteraciones, (cuando se denomina contacto es la interrelación que se mantiene con otro).

Existen mecanismos de falsos contactos, como la confluencia, que es en términos más sencillos es la dependencia hacia otra persona, se encuentra también la deflexión, es cuando la persona se distrae y hace todo menos centrarse en su experiencia, la Introyección que niega toda experiencia, y así pudiéramos enumerar muchas más, estas formas de relaciones  se encuentran en los seres humanos producto de su historia de vida, pero en el 99% se desconoce, pues ha de entenderse que si se realiza un encuentro desde estas formas de distorsión para relacionarse en la cita, se presentaran juicios evaluativos que termina por destruir la experiencia.

Ser pareja es una necesidad y un proceso, necesidad de dar y recibir cariño, abrazar, acariciar, ser comprendido(a), escuchado(a) pero si no existe un contacto adecuado no puede desenvolverse una autentica relación.

Uno de los elementos que ayuda a una relación estable es el conocimiento de sí mismo, cuales aprendizajes existen, referencias, guías aprendidas,  valores que se tienen, en qué ambiente se desenvuelve y se siente mejor, como también algo primordial los objetivos que se tenga   individuales y como pareja.


Valorarse, quererse, sentirse bien, apreciarse como pareja, asumir riesgos en ese interminable proceso de crecimiento y desarrollo es un proceso de vida, las diferencias que provienen de las individualidades, deben ser hablados, discutidos, negociados y aceptados por ambas partes para que puedan convertirse  en objetivos de pareja. La relación de pareja no es una obligación, es una alternativa de crecimiento de ambas partes.


Comentarios