Cuencos – TERAPIA DEL SONIDO



"Cada cuerpo celestial, cada átomo,
produce un sonido particular debido a su movimiento,
 ritmo o vibración. Es más, todos esos sonidos o vibraciones
componen una armonía universal en la que cada elemento,
sin perder su propia función y carácter, contribuye a la totalidad" Pitagoras
 

Nuestro cuerpo  está en constante movimiento y por ello cada una de sus partes, ya sea un órgano o  un chakra (centro de energía), tiene un registro de vibración o frecuencia perfecta, sana. En estado de salud el ser humano vibra en armonía y equilibrio.

Sin embargo ese estado de equilibrio puede perderse debido  las tensiones físicas y emocionales, llegando a producir múltiples dolores y enfermedades físicas, mentales y  espirituales.  Cuando  estamos  enfermos,  se  debe  a  que alguna parte de nosotros no está vibrando en armonía consigo misma o con el entorno. Esta disonancia o enfermedad puede equilibrarse con sonido y voluntad ‚ devolviendo su estabilidad donde se encuentra la discordancia. 

El sonido de los cuencos logra silenciar nuestro diálogo interior y permite detener nuestros   agotadores pensamientos conscientes, aproximándonos a un elevado estado de conciencia.
Se ha comprobado que los cuencos producen un tipo de onda equivalente a las ondas alfa y theta, las mismas producidas por el cerebro. Por ello, dicho sonido permite alcanzar un placentero estado de relajación, siendo posible que nuestro cuerpo pueda llegar a un sutil sentido de meditación muy profunda y la experiencia de apertura del espacio interno.
Por el principio de resonancia que es posible modificar estas frecuencias alteradas a través de la transmisión de otras frecuencias. Y eso es lo que convierte al sonido en un proceso terapéutico capaz de abrir la puerta al equilibrio físico, emocional, mental y espiritual. Y es que merced al principio de resonancia, que el sonido de los cuencos de cuarzo y los cuencos tibetanos (metálicos) ajusta la vibración de la persona a la misma frecuencia emitida por el cuenco, es decir, terminan ambos vibrando al mismo ritmo.

Los sonidos de los cuencos nos equilibran la energía y mejoran nuestra calidad de vida ya que armonizan principalmente el sistema nervioso y el cardíaco, elevan las defensas del organismo y nos inclinan a estados profundamente introspectivos de gran beneficio para nuestra salud.  

Beneficios de una terapia con cuencos:
• Reducción del estrés y la ansiedad.
• Mejora de la concentración y de la Creatividad.
• Reafirmación de la autoestima.
• Equilibrio de procesos emocionales.
• Fortalecimiento del sistema inmunológico.
• Alivio de la sinusitis y los dolores de cabeza.
• Mejora de la Visión (Física, Mental y Espiritual).
• Equilibrio de los hemisferios cerebrales.
• Mejora del Sistema Auditivo.
• Estímulo de la actividad de las ondas alfa o de meditación profunda.
• Aumento de la energía.
• Fácil acceso a la intuición y a la conciencia superiores.

Esos sonidos tienen efectos provechosos para:
Facilitar estados de relajación y meditación
Calmar dolores leves, especialmente de cabeza
Estimular en estados anímicos decaídos
Relajar en estados anímicos exaltados o nerviosos
Desbloqueos emocionales
Armonizar los chakras y de la energía en general a todos los niveles
Favorecer estados de trance


Tipos de cuencos  
Los cuencos de cuarzo emiten e inducen un modelo de onda alfa que es el mismo que emite el cerebro en los estados meditativos y de profunda calma. Y se ha podido comprobar que en esos estados hay un aumento significativo de la producción de linfocitos T, responsables del sistema inmunitario.
Cuencos de cuarzo
Cuencos tibetanos

El sonido de los cuencos de cuarzo y de los cuencos tibetanos, toca de manera global al ser. Primero equilibra su cuerpo energético y los chakras (centros de energía) y luego limpia el campo áurico. Además, la vibración repercute en la columna que actúa como vehículo de resonancia y se extiende a través del sistema nervioso a nuestras células, tejidos y órganos. Esa es la razón de que la vibración producida por los cuencos tenga la capacidad de disolver bloqueos en el cuerpo físico y sutil así como de que se utilice en casos de contracturas musculares, roturas y otros problemas óseos.  


Comentarios