CONFLICTO…generado por la frustración



En la actualidad en muchos puntos del planeta se encuentra problemas de agresividad, en algunos casos estimuladas. Esos maestros de vida con el que uno tropieza, en sus análisis del conflicto, alegó que las relaciones entre dos ó más personas con diferencias, se agravaban, si terceros surgían ya que introducían sus pareceres de acuerdo a sus intereses y así favorecerse. Si revisan en sus experiencias de vida analizan y verán cuanta veracidad tiene estas reflexiones.

Bueno pero el tema que deseo evocar es la frustración. La frustración es un estado de aquel que está sometido a una situación indescifrable, se ve privado de la satisfacción de un deseo no logrado en sus expectativas de recompensa o bloqueado en su acción. Sentimiento que fluye cuando no consigue alcanzar el objetivo que se ha propuesto y por el que ha luchado. Siente ansiedad, rabia, depresión, angustia, ira. Sentimientos y pensamientos autodestructivos para el sujeto.

Cuando hay un impulso, un deseo, y la persona no es capaz de satisfacerlo, aparece entonces lo que en Psicología llamamos frustración. Que se manifiesta como un estado de vacío o de anhelo insaciado.

La vida no es más que una larga carrera de obstáculos o barreras que impiden o dificultan la realización de nuestras aspiraciones e intereses. Sin embargo ayuda a desarrollar madurez, generando herramientas para nuestro avance auténtico. El discernimiento  se consigue cuando asumimos nuestras limitaciones. Cuando sabemos convivir con las frustraciones producidas ante acontecimientos imponderables. Cuando nuestras metas y objetivos se asientan sobre un plano real. Evaluando lo histórico, lo afectivo, lo existente que produzca una respuesta en tiempo real a nuestros deseos.


Muchos problemas vienen del mundo de las frustraciones que desencadenan en las personas comportamientos agresivos, tanto hacia el exterior como hacia el interior, transformando al individuo en un ser antisocial o autodestructivo.

Una persona puede sufrir heridas psíquicas como consecuencia de un acontecimiento o situación que influye de forma negativa en su vida. Algunos acontecimientos de la vida pueden marcar de manera determinante, ya sea por la intensidad de ese acontecimiento o porque se trate de alguien psicológicamente débil.

Por ejemplo, un desengaño amistoso puede hacer que una persona cambie de actitud respecto al prójimo, puede producirse un distanciamiento afectivo o cierta desconfianza a la hora de plantearse la posibilidad de una nueva relación de amistad.

Los traumas pueden producirse a cualquier edad, aunque quizá la edad más frecuente sea la infancia y la juventud ya que son los periodos en los que personalidad no se ha formado aún, cualquier acontecimiento puede influir de forma más decisiva.

 De una experiencia dolorosa, unas personas aprenden, reflexionan y obtienen conclusiones positivas que les hacen por ejemplo más flexibles, tolerantes e incluso fuertes. Otras, sin embargo, se hunden y no ven salida.


 Puntos importantes que nos ayudan a salir de las frustraciones:

·         Asumir que existe un problema en lo individual, en lo colectivo
·         La intención de solucionarlo.
·         Análisis, de la situación
·         Comunicación abierta, sincera, sin intolerancia
·         Búsqueda de soluciones
·         Evaluación de consecuencias
·         Acuerdos


Hay  elementos claves en estos puntos como son tener la capacidad de asumir, la disposición para solucionar, tener el sentido ecuánime para el análisis y la gnosis en la comunicación, permitiendo así unas positivas conclusiones con salidas armónicas, fortaleciendo la madurez en el proceso.

Buena comunicación

Capacidad, disposición, ecuanimidad

Por un Mundo mejor

Comentarios