SISTEMAS, COSMOVISIONES, MEZQUINDADES





Los sistemas filosóficos, religiones o sistemas políticos pueden constituir cosmovisiones, puesto que proveen un marco interpretativo a partir del cual sus vinculados y adeptos elaboran doctrinas intelectuales y éticas. Unas intransigentes y autoritarias, llegando al fanatismo intolerante y otras más ponderadas, independientes, abiertas. Sin embargo dentro de la gama existen las diferencias  producto del punto de vista histórico.

El ser humano posee una naturaleza oscura y luminosa que coexiste permanentemente en esta senda llamado vida, que se alimentará según el diseño potencial de su tiempo y espacio en este camino. Esto definirá su alternativa para desenvolverse en la vida. Ayudado claro esta a las condiciones económicas, raza, credo  donde provienen sus antepasados. 

Así avanza la historia en este planeta, llegando a momentos pico donde se manifiesta  las expresiones más  oscuras perdiendo el equilibrio. Las miserias humanas se fortalecerán o disminuirán según el enfoque que profese.


Se atenta contra uno mismo, destruyendo por medio de guerras, enfrentamientos, hechos violentos  a nuestros semejantes, producto de diferencias en la aplicación de sistemas, llámese  político, religioso  entre otros.

La no aceptación del otro, la negación de lo que "no soy capaz" de comprender porque nunca históricamente me he desarrollado dentro de esa mirada o posición.

El filósofo Friedrich Niestzsche, el cual denominaban ateo expresaba lo siguiente sobre el ser humano:
“El hombre es como una enfermedad en el universo, y es el único animal que todavía no ha llegado a consolidarse. La vida humana conlleva un grave riesgo: o vencer al hombre mediante la superación, o volver a la animalidad primitiva. Mientras todos los animales han producido algo superior a ellos, el hombre se resiste a evolucionar, no quiere abandonar los valores del pasado y dar un nuevo sentido a la humanidad.”


Sócrates por su parte dio un aporte  creando un método denominado mayéutica (o arte de “alumbrar” los espíritus) por el que lograba que sus interlocutores descubrieran la verdad a partir de ellos mismos. Era precisamente hacer mejores a los demás, hacer que cada uno se conociera a sí mismo, para así lograr que cada uno obtuviera su propia felicidad; donde incluía una vida virtuosa, buena y en conclusión una vida que valiese la pena ser vivida. Fue sentenciado a pena de muerte.


Y así muchos en la edad  Antigua,  El renacimiento, la edad Moderna, Contemporánea y continuamos enfrentados. Internamente sin lograr vernos con nuestras miserias y virtudes para lograr dar el giro de unificación, ir hacia la evolución. 

¡Mezquinos! todavía con gríngolas, veo lo mío, mi mundito, eso es suficiente sin querer ver, oír, sentir, oler al otro… que Soy Yo. Cuanto falta por avanzar, o mejor dicho despertar.


UN MUNDO MEJOR ES POSIBLE   



Comentarios