LA BELLEZA




 En la Edad Media, la investigación de la belleza solía ser clasificada como una rama de la teología, porque se estimaba que la belleza era un atributo de Dios. El investigador más importante de la época fue San Agustín, quien dijo que la belleza consiste en unidad y orden que surgen de la complejidad. Tal orden podría ser, por ejemplo, ritmo, simetría o simples proporciones.

 Según algunas definiciones  se dice que es, armonía física o artística que inspira placer y admiración. Por lo tanto es una apreciación subjetiva que no  necesariamente implica simetría.
Por otro lado se asocia al sentimiento, ejemplo: Belleza es la fuerza emocional que un sujeto recibe del objeto que aprecia. Esa “fuerza emocional” es un estímulo que causa la sensación de agrado en quien la aprecia. El agrado o complacencia viene dado en consecuencia por la interconexión entre lo que uno espera y lo recibido. Cuando las cosas coinciden con lo que se espera, deleitan. 


Cada persona contiene en su interior el patrón comparativo que lo interconecta con lo que se le ofrece. En algunos casos este esquema comparativo o estándar proviene de tradiciones culturales y en otros casos es debido a la naturaleza propia del ser humano.
Es fácil armonizar con quienes hablan el mismo lenguaje, eso es tradición cultural; pero también es fácil coincidir con quienes son honestos y eso es natural.  
Se estima que la belleza es lo que resulta agradable a los ojos y a los sentidos y que, por tanto, causa una emoción agradable y placer; sin embargo, no todo lo que nos causa placer tiene por qué ser bello, con lo cual se reconoce que la belleza también tiene un grado subjetivo y que depende de los ojos de quien la ve y de los parámetros de la época.

En la actualidad se considera que los medios de comunicación, las industrias de la moda, la publicidad y del cine, son los principales generadores de conceptos asociados a la belleza. Son el cine de Hollywood y la publicidad quienes dicen si un cuerpo extremadamente delgado, las ojeras, los pómulos salientes son bellos o no. Y por supuesto, estos parámetros cambian cuando se requiere dirigir al consumidor hacia nuevas formas estéticas.



Pero existe un grupo bastante alejado de esos patrones que reflejan una manera distinta  su visión sobre la belleza, permitiendo admirar sublimes imágenes, donde la armonía se impone.
Es un tema  estudiado principalmente por la disciplina filosófica de la estética, pero también es abordado por otras disciplinas como la historia, la sociología y la psicología social. Y se podría sintetizar como: la belleza puede engendrarse a partir de una experiencia de reflexión positiva sobre el significado de la propia existencia.


Comentarios