SOMOS LO QUE COMEMOS





Saber alimentarse nos permite reflexionar que  “comer”;  no es un acto simple, que nos lleve a sobrevivir, digo sobrevivir porque  la manera como la mayoría consumimos alimentos carece de consciencia de este acto. Las acciones regulares son poco auto observadas, algo mecánicas producto de la velocidad en que vivimos, desconocimiento o quizás la cultura, producto de introyectarnos por todos los medios las chatarras, vendidas de diferentes formas en ese diario  andar.
Las grandes industrias producen seudo necesidades en el hombre y eso va creando seudo demandas, ocurre cosas como sostener ganado para dar alimentos a la población, aquí un ejemplo: Un animal se come el 10 Kg. diarios por cada 100 Kg. de peso; Así, un animal de 300 Kg. se come 30 Kg. de forraje al día; Un animal de 400 Kg. se come 40 Kg. de forraje verde al día; Un animal de 500 Kg. se come 50 Kg. de forraje al día.


De tal suerte que al iniciar la ceba los animales pueden comerse, en promedio, cerca de 30 Kg. diarios por animal; Ya que su peso es aproximadamente 300 Kg. Por tanto, una parcela de 277m2 de Elefante que produce 1660 Kg. de forraje, nos pueden sostener alrededor de 55 animales de ese peso, si no hay perdida (1660/30 =55).  Ahora bien si analizamos el terreno que se utiliza, el agua que debe emplearse para sostener este pasto, puede  servir para sembrar vegetales, frutas, hortalizas, entre otras, que generaran una producción mayor de alimentos para el hombre.

Muchos médicos e investigadores han determinado a través del tiempo que la carne genera situaciones de enfermedad en el hombre, según la Asociación Cardiaca Americana las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en los Estados Unidos debido a que la dieta típica americana está sobrecargada de grasas saturadas y colesterol derivadas de carnes y productos animales derivados. Un americano promedio con una dieta carnívora corre con el 50 por ciento más de riesgo de sufrir enfermedades cardiacas. Si dejara de comer carne, el riesgo se reduciría a un 15 por ciento. Si abandonara las carnes, huevos y lácteos bajaría a un 4 por ciento en parte también porque las frutas y vegetales poseen un alto contenido de antioxidantes que protegen, enriquecen y fortalecen al corazón.
Muchos médicos sostienen que dietas veganas pueden reducir el riesgo de enfermedades como Alzheimer y Cáncer.

Las dietas vegetarianas tienen alto contenido de fibra y antioxidantes, posee también alto contenido de fibra y fotoquímicas, todo lo necesario para mantener el cuerpo sano y el sistema inmunológico fuerte. Por ejemplo hallarás vitamina C, poderoso antioxidante, en muchos vegetales y frutas como naranjas, toronjas, guayabas, pimientos rojos y verdes, kiwi y toda la familia de las fresas; y vitamina E en cereales, semillas de girasol, almendras y avellanas, aceites variadas de semillas, nabos, tomates, calabazas, zapallo y vegetales de hojas verdes oscuras.

Las dietas veganas  ahorran mucha agua. Primero que nada dejemos en claro que el agua para beber no es un lujo, sino una necesidad. Sin embargo gran cantidad de ella es usada para criar animales que específicamente son usados solo para alimentación humana.
En promedio las personas vegetarianas, son más delgadas que los carnívoros, tienden con facilidad a mantenerse en un peso sano y se mantienen lejos de los riesgos potenciales de sufrir de colesterol alto, diabetes, derrame cerebral y arteriosclerosis. Ello se debe a que las dietas basadas en proteínas vegetales son bajas en calorías y grasas. Las grasas que poseen son grasas naturales y vegetales necesarias para la salud del cuerpo en general, tejidos, energía y hasta para el cerebro.
Partiendo del principio que “somos lo que comemos” (expresión que existen en textos religiosos), entonces verás que lo que ingieres se relaciona directamente con la manera en que te ves, te aceptas y respetas. Tener conciencia de lo que comes es una forma elevada de autoestima que por ley natural termina reflejándose en cómo te relacionas con los demás y el mundo.
El planeta está pidiendo a gritos un cambio, de compasión, de sentido común, de misericordia, de respeto por la creación. El ser espiritual, no es solamente en el que vive fuera o montado en una nebulosa, como lo definen aquellos que desconocen este estado,  el ser espiritual es un ser consciente, que analiza y razona las bondades de cada acto que es producido por nosotros mismos, se es consciente de la relación con la naturaleza que nos rodea. Seres despiertos.
Desde hace mucho tiempo, y hoy, de manera evidente ese accionar inconsciente está volviendo en contra del hombre. ¿Qué proceso de destrucción los seres humanos hemos realizado producto de actuaciones inconscientes? Presten atención a estas frases de seres extraordinarios y es interesante recordar que los grandes seres espirituales de la historia conocida, eran vegetarianos: Jesús, Buda, Rama, Krishna, Moisés, Zoroastro, Saint Germain, Confucio, Lao Tse, Amma, Ching Hai, y tantísimos talentos que marcaron su época.


NO REALICEMOS ACCIONES SIN SER CONSCIENTES

Comentarios