AMIGOS


La amistad, sin lugar a dudas, es una de las correspondencias más importantes que los seres humanos sembramos a lo largo de toda nuestra vida,  a temprana edad lo descubrimos y en caso de mantenerse a través de los años, una amistad puede durar tanto como nuestra existencia.

 Se es afortunado cuando logramos una amistad sólida, duradera, a pesar de las tormentas, altibajos o variaciones que se produzcan en el tiempo, en mi sencilla observación se fortalece este nexo, cuando superamos las diferencias, cuando surge la aceptación de visiones de vida, que recorren junto a la experiencia, sosteniendo el respeto profundo por esa persona con la que nos interrelacionamos.

Si hablamos en términos más agudos, sabemos que los encuentros no son casuales, conocer a alguien y establecer una correspondencia afectiva en corto tiempo,  dentro de un mundo algo áspero, brusco, desarrollado por la evolución de sistemas que nos llevan cada día a ser más individualistas, sabemos que es casi como un milagro.

Existen los amigos ocasionales, producto de una actividad bien sea deportiva, religiosa, social, política entre otras, sin embargo, está la amistad profunda que no termina sino que se alimenta a medida que pasan los años, esto no quiere decir que te veas con frecuencia, ni a toda hora, sin embargo los lazos están allí, sin condiciones de ningún tipo, donde la lealtad, el amor,  el respeto, camaradería, solidaridad se hacen presente.

Existe un dicho muy real que dicta así: “Hay personas difíciles de encontrar, fáciles de querer e imposibles de olvidar”, creo que es la mejor definición de un(a) amigo(a).


Son seres especiales, Vinícius de Moraes (Marcus Vinícius da Cruz de Melo Morais) nacido en Río de Janeiro, Brasil. Escritor, músico, poeta, con una sensibilidad extraordinaria, escribió un poema a sus amigos, soberbio, bañado de espíritu, lleno de sutileza, que penetra en aquellos que conocemos la fortuna de ser amigos.

Aquí el poema:

AMIGOS

"Tengo amigos que no saben cuánto son mis amigos.
No perciben el amor que les profeso y la absoluta necesidad que tengo de ellos

La amistad es un sentimiento más noble que el amor, es que permite que el objeto de ella se divida en otros afectos, en cuanto el amor tiene intrínseco los celos, que no admite la rivalidad.
 
Vinícius De Moraes
Y yo podría soportar, sin embargo no sin dolor, que hubiesen muerto todos mis amores, ¡mas enloquecería si muriesen todos mis amigos!

Hasta aquellos que no perciben cuánto son mis amigos y cuánto mi vida depende de sus existencias...

A algunos de ellos no los frecuento, me basta saber que ellos existen.
Esta mera condición me llena de coraje para seguir en frente de la vida.
Más, porque no los frecuento con asiduidad no les puedo decir cuánto gusto de ellos. Ellos no lo creerían

Muchos de ellos están leyendo esta crónica y no saben que están incluidos en la sagrada relación de mis amigos.
Mas es delicioso que yo sepa y sienta que los adoro, aunque no se los diga y no los frecuente

Y las veces cuando los frecuento, noto que ellos no tienen
noción de cómo me son necesarios, de cómo son indispensables a mi
equilibrio vital, porque ellos hacen parte del mundo que yo, trémulamente,
construí y se tornaron en fundadores de mi encanto por la vida.

Si uno de ellos muriera, yo quedaría torcido para un lado.
Si todos ellos murieran, yo me desmoronaría!
Es por eso que, sin que ellos sepan, yo rezo por su vida. Y me avergüenzo, porque esa súplica está, en síntesis, dirigida a mi bienestar. Ella es, tal vez, fruto de mi egoísmo.

A veces, me sumerjo en pensamientos sobre alguno de ellos.
Cuando viajo y estoy delante de lugares maravillosos,
me cae alguna lágrima porque no están junto a mí, compartiendo aquel placer...

Si alguna cosa me consume y me envejece es que la rueda furiosa de la vida no me permite tener siempre a mi lado, habitando conmigo, andando conmigo, hablando conmigo, viviendo conmigo, a todos mis amigos, y, principalmente los que solo desconfían o tal vez nunca van a saber ¡que son mis amigos!
La gente no hace amigos, los reconoce."    

Dedicado a mis amigos y amigas, esos de inmortal afecto, quizás tenga un tiempo sin hablar con alguno de ellos, pero sé están. Gracias por tan nutrido y fenomenal encuentro.  



Comentarios