POTENCIALIDAD - SINCRONICIDAD

En oportunidades escuchamos la potencialidad que poseemos como seres humanos, se ha descubierto que nosotros utilizamos nuestra mente en un porcentaje mínimo de su capacidad, sin embargo, eso queda en muchos como una curiosidad descubiertas por científicos. Sin tener la más minúscula indagación de que tan real son estas disertaciones.

Durante el siglo XXI, se apertura movimientos manifestando el despertar de consciencias, activación de las memorias del alma, fechas significativas numéricamente, dando movimiento para florecer esas potencialidades.

Carl Jung psicólogo y psiquiatra suizo fue uno de las principales fuerzas responsables de crear los estudios psicológicos (de la mente y sus procesos) y sus teorías en el siglo XX. Nos refiere en libros, escritos e incluso tesis sobre este tema.

Para quien no lo conozca, Carl Gustav Jung nació el 26 de julio de 1875, en Suiza. Recibió su grado médico de la Universidad de Zurich en 1902. Su esposa fue su fiel compañera de trabajo científico hasta su muerte en 1955.  Cuando Jung leyó la interpretación de los sueños de Sigmund Freud (1856-1939), se encontró con sus propias ideas y observaciones, que básicamente confirmó y amplió. Envió sus estudios a publicación en la Palabra de la Asociación (1904) de Freud, y éste fue el comienzo de su carrera trabajando juntos, así como su amistad, que duró desde 1907 hasta 1913.Jung comenzó su carrera profesional en 1900 como asistente de Eugen Bleuler (1857-1939) en la clínica psiquiátrica de la Universidad de Zurich.

Durante estos años de su pasantía, Jung, con unos pocos asociados, trabajó en experimentos de asociación. Este es un método de ensayo utilizado para revelar grupos afectivamente significativos de ideas en el área inconsciente de la psique (la mente).   Jung sentía cada vez más que estas teorías eran presunciones científicas (creencias que se basan en los resultados esperados), lo que no hacia justicia a las expresiones de la vida psíquica inconsciente. Para él, el inconsciente no sólo es un factor de perturbación que causa enfermedades psíquicas, también es, básicamente, la fuente de la creatividad del hombre y las raíces de la conciencia de una persona. Con estas ideas Jung entró cada vez más en conflicto con Freud, se separan.

 Con el fin de estudiar los patrones y procesos arquetípicos, Jung visitó a los llamados pueblos primitivos. Vivió entre los indios en un pueblo del Nuevo México y en Arizona en 1924 y 1925. Elgon en Kenia durante 1925 y 1926. Más tarde, visitó Egipto y la India. Para Jung, los símbolos religiosos y la fenomenología (un sistema de creencias desarrollado por el estudio de la comprensión y el conocimiento de sí mismos) del budismo y del hinduismo, las enseñanzas del budismo Zen y el Confucionismo son todas expresiones de las diferenciadas en el camino hacia el mundo interior del hombre, un mundo que fue descuidado gravemente por la civilización occidental. Jung también buscó las tradiciones de la cultura occidental, que constituyen para su desarrollo unilateral hacia la razón y la tecnología. Encontró estas tradiciones en el gnosticismo (la creencia de que la libertad personal viene a través del conocimiento e inteligencia espiritual), la mística cristiana (la creencia de que el instinto y sentimiento espiritual son las maneras de encontrar a Dios), y, sobre todo, el ocultismo (el conocimiento o el uso de poderes sobrenaturales).  De importancia primordial para Jung fue el detalle de las etapas del desarrollo interno y del crecimiento de la personalidad, que él denomina el “proceso de individuación” (determinación). Él describió un fuerte impulso desde el inconsciente para guiar al individuo hacia su singularidad más completa. Este logro es una tarea permanente de ensayo y error, y la identificación y unión de contenidos del inconsciente. Consiste en un mayor conocimiento de uno mismo y en “llegar a ser lo que eres”.  

Ante estos estudios e investigaciones, Jung es considerado el primer científico que confirma que todos los seres humanos poseemos un mundo interno, que debemos encontrarnos a través de la interiorización y que en muchas oportunidades fue impedida por planteamientos culturales dentro de la civilización sobre todo la occidental, con influencia en su gran mayoría religiosa denominado charlatanería, algo malo o perteneciente al mal.

Carl Jung escribe un libro titulado “Interpretación de la Naturaleza y Psiquis”, el cual brinda un capitulo a los fenómenos parapsicológicos y a la Sincronicidad.

Este último  punto la Sincronicidad la define como dos sucesos o más vinculados por el sentido, pero de manera acausal. Dando como aporte que no todo es producto de causa y efecto, afirmando la aleatoriedad como lo imprevisible, esos que escapa de la comprensión humana.

Sin embargo, el estar despiertos nos lleva a descubrir sin asombro el camino a recorrer internamente para “llegar a Ser lo que somos”



Comentarios