FRIDA KAHLO

Frida Kahlo a sus 108 años de su nacimiento, ha sido investigada desde múltiples perspectivas  y se han publicado muchos estudios críticos, desde la importancia de su obra pictórica, la complejidad de su vida y su influencia en la cultura mexicana de la postrevolución, donde se gestó el movimiento muralista.

“Mis cuadros están bien pintados, no con ligereza, sino con paciencia. Mi pintura lleva el mensaje del dolor. Creo que cuando menos a unas pocas gentes les interesa. No es revolucionaria, para qué me sigo haciendo ilusiones de que es combativa; no puedo.” Decía Frida, quizás producto de los momentos que se vivía, sin embargo fue combativa en todo sentido, su débil físico fue su gran reto, constantemente lo desafió logrando sobreponerse, buscando salidas en el arte, Frida se mostró en sus pinturas coexistiendo tanto con la vida como con la muerte, especialmente en sus frecuentes operaciones quirúrgicas siendo constante la presencia de su dolor. En La columna rota su cuerpo aparece cubierto de clavos. También se muestra como productora de vida y energía, o como fuente de amor y de sentimientos.

Su mundo emocional se mostró desbordado, viviendo experiencias que para la época rompía esquemas en un ambiente machista,  la mujer jugaba un papel que claramente la supeditaba al varón. Frida encarnó un nuevo tipo de mujer: autosuficiente, fuerte y de características sexuales andrógino, adoptó actitudes y rasgos varoniles. También contribuyó a la creación del mito del personaje de Frida su forma de vestir y de arreglarse, frecuentemente ataviada con vestimentas, collares, lentejuelas, cuentas, bolitas, entre otras, inspirados en el folclore mexicano tanto precolombino como del periodo colonial. Ella fue una de las que contribuyeron en la formación de un nuevo tipo de identidad para la mujer y es reconocida, hoy, como un símbolo del feminismo.
En su diario que escribió a partir de sus 35 años, relató sus vivencias tanto de su última década como de sus primeros años. Escribió sobre sus pensamientos, su sexualidad, la fertilidad, sus sufrimientos físicos y psíquicos.

El manuscrito refleja su fuerza, el impulso que llevaba ante la vida día a día:

“Cada tic-tac es un segundo de la vida que pasa, huye, y no se repite.
Y hay en ella tanta intensidad, tanto interés, que el problema es sólo saberla vivir.
Que cada uno lo resuelva como pueda.”

Su gran amor lo definió quizás como un reflejo de ella misma:

"Ser la mujer de Diego es la cosa más maravillosa del mundo.
Yo le dejo jugar al matrimonio con otras mujeres.
Diego no es el marido de nadie y nunca lo será, pero es un gran compañero"
 
Un trozo de una carta a Diego Rivera:

“[…] Como siempre, cuando me alejo de ti, me llevo en las entrañas tu mundo y tu vida, y de eso es de lo que no puedo recuperarme.”—  Frida Kahlo


En sus momentos más duros resurgía su coraje:

Puntos de apoyo 

“En mi figura completa solo hay uno, y quiero dos.
Para tener yo los dos me tienen que cortar uno. Es el uno que no tengo el que tengo que tener.

Para poder caminar el otro será ya muerto!

A mí, las alas me sobran.
Que las corten
y a volar!!”






¡FRIDA SIEMPRE FRIDA!

Comentarios