ÉXITO EN LA VIDA

A través de lecturas, experiencias e intercambios de ideas, estamos al tanto que existimos dentro de un constante cambio, con altibajos, picos, hoyos, éxitos, fracasos, pero no es el evento en sí lo que importe, sino lo que aprendiste o estas aprendiendo de ello, como enfrentas o enfrentaste, como resuelves o resolviste determinada situación, como das respuesta a esas significativas circunstancias.

La vida tiene muchas lecciones valiosas para cada ser, lo importante es no quejarse, lamentarse, lo más meritorio es madurar, fortalecer la fibra moral y el carácter, ser un árbol sólido, capaz de afrontar los vientos más fuertes.

El verdadero éxito en la vida no se mide con superioridad mundana, esto quiere decir que la riqueza material  no es lo más importante, ÉXITO es mantenerse calmo, sereno(a), tanto en presencia de la prosperidad como en la adversidad, manteniendo la esencia del amor y mostrar tolerancia a todos, eso es éxito.

Mantener la ecuanimidad mental surge con lo que este imaginando, esto  puede ser las que nos lleve al equilibrio, sabiendo cómo están nuestros pensamientos, con que se conecta, que mira, que acobija. Debemos estar alerta, estar fuerte en saber las exigencias para sobreponernos a las circunstancias. Contener las cualidades Sátvicas como amor tolerancia, comprensión, imparcialidad, compasión, entre otras. Y preguntarse ¿Tengo sentimientos amorosos hacia todo el mundo?, ¿Estoy el mayor tiempo feliz y alegre? ¿Tengo paz mental constantemente? ¿Mi mente es ecuánime? Si las respuestas son positivas, entonces podremos decir que hemos logrado el ÉXITO.

 La conclusión es muy sencilla mientras vivas en este mundo puedes ser recordado y juzgado por tu estatus material, una vez mueres o te has ido, te recordaran únicamente por tus obras y hechos, no por tu riqueza material.

La prosperidad material trae éxito temporal, pero la prosperidad espiritual trae éxito permanente.

 No he conocido la felicidad en gente envuelta en un mundo totalmente material, pero he visto las miradas más sublimes, llenas de amor y felicidad en personas que cultivaron su espiritualidad.

Comprendamos y sostengamos el verdadero “éxito de la vida”.

Comentarios