LA ILUSIÓN ÓPTICA Y LA VIDA

Las ilusiones ópticas plantean muchos interrogantes acerca de nuestro cerebro y su actividad. Un fenómeno que da curiosidad en nosotros, y que parece cosa de magia, pero que tiene una explicación lógica, además nos ayuda a entender cómo funciona nuestro cerebro.   
Las ilusiones ópticas suelen ser utilizadas en investigaciones científicas, terapias cognitivas o incluso para determinar dificultades mentales.

Sin embargo, ¿cómo funcionan? La repuesta es que todas estas ilusiones desobedecen una determinada escena creada por nuestro cerebro. Es decir, incumplen normas de tamaño, perspectivas, fondos, figuras, distancias, movimientos, entre otras. Nuestro cerebro completa la situación para que adquiera una coherencia lógica, y cuando las ilusiones rompen todos nuestros esquemas, se produce ese increíble efecto óptico.

Básicamente, nuestra mente trata de encontrar la forma más fácil de ver las cosas. En una primera ojeada, tratamos de relacionar la imagen que vemos con su interpretación más básica y cercana,  sólo después de unos segundos notamos que ciertos detalles de la imagen ni siquiera tienen sentido. 

Este fenómeno nos ayuda a entender hasta qué punto llegan las limitaciones visuales de los seres humanos. Sus efectos pueden variar notablemente en función de la persona. Generalmente, todas estas ilusiones pueden estar influenciadas por nuestro intuición acerca del mundo, o bien pueden tener un componente psicológico asociado a efectos de color, movimiento, brillo, intensidad de la luz y un largo etcétera.
Ahora hablemos de la vida muchas cosas vemos, escuchamos, sentimos y hasta imaginamos, sin embargo lo que fue en los primeros segundos o momentos, más adelante dejan de ser, han escuchado ¿leer entre líneas?, todo cambia si realmente agudizamos nuestros sentidos, y afinamos nuestras percepciones dando secuencias de sensatez, donde lo sutil se mezcla y podemos ver con claridad acontecimientos que si bien resultaron duros, comienza  de acuerdo a nuestra madurez, conocimiento, capacidad de proyección  una interpretación más ajustada a la verdadera realidad.

La imagen, hecho, forma, entre otras, ni siquiera tienen sentido, estar despiertos fluyendo con nuestra verdadera esencia, nos saca de los efectos ópticos, impresionables que producen alteración en nuestro andar, sólo se transforman en experiencia, que disminuye cada vez las posibles alteraciones, fortaleciendo el verdadero atributo de la existencia.


Comentarios