RECONOCIMIENTO CULTURAL- Pintor, Artista, Armando Reverón



"El lienzo está en blanco y
cada pincelada es un pedazo del alma".

"No podía pintar sino amaneceres.
 Pintándolos se me olvidaban siempre las gaviotas. 
Debe ser porque el color de su vuelo
 tiene la luz en otras horas”. 

"Cuando yo hablo yo soy Dios,
cuando tù hablas, tù eres Dios.
 Dios está en el color ¿No lo ves?". 
Armando Reverón

 (Nace en Caracas el 10 de mayo de 1889 - Muere en Caracas el 18 septiembre de 1954)

Reverón en La Guaira
Artista y pintor venezolano, la obra de Armando Reverón fue  realizada en gran parte en  La Guaira, Venezuela. Fue miembro sobresaliente de la Academia de Bellas Artes, junto a figuras de la talla de Manuel Cabré, Antonio Edmundo Monsanto y César Prieto. Su rendimiento le valió la recomendación de sus profesores para obtener, al finalizar el curso de 1911, una pensión de estudios en Europa. Este mismo año, viaja a España y se dirige a Barcelona, donde ingresa a la Escuela de Artes y Oficios. En 1912, hace un breve retorno a Caracas; de nuevo en España, entra a la Academia de San Fernando en Madrid. De acuerdo con algunos estudiosos de su vida y obra, la capital española dejó una profunda huella en su espíritu; siendo cautivado además por el universo de Francisco Goya. Más tarde, recordará su paso por el taller de Moreno Carbonero, pintor un tanto extravagante, maestro de Salvador Dalí. 

 
Periodo Azul

Regresa a Venezuela a mediados de 1915. Según los expertos tuvo tres períodos muy marcados en la pintura, una denominado periodo” Azul”, iniciado 1916, pinta al aire libre sus primeros paisajes resueltos. Posteriormente Reverón pudo desarrollar una percepción más profunda de la naturaleza,  esto lo llevó a emplear un método de pintar, así como a adoptar procedimientos y materiales que se adecuaban a su aspiración de representar la atmósfera del paisaje bajo efectos del deslumbramiento producido por la luz directa del sol, bautizada como “época Blanca” ubicada aproximadamente sus orígenes 1924.
 
Época Blanca

 En 1933, se le hizo un primer reconocimiento, al realizarse una exposición de su obra en el Ateneo de Caracas, que luego fue presentada en la galería Katia Granoff de París. Y un último espacio, a comienzos de 1940, inició su “período Sepia”, al que correspondería un conjunto de lienzos pintados en el litoral y en puerto de La Guaira,  en donde los tonos marrones del soporte de coleto constituyen el valor cromático dominante de la composición; paisajes de mar y tierra donde destacan las marinas del playón, a los que siguió un período depresivo tras sufrir el artista una crisis psicótica que obligó a su reclusión en el sanatorio. Recuperado, no volvió a pintar como antes.



Periodo Sepia


 A partir de este momento, se refugió en un universo mágico que, en torno a objetos y muñecas creados por él, dio origen a la última y delirante etapa expresionista de su obra; etapa figurativa caracterizada por el empleo de materiales tales como tizas, creyones, por una fantasía teatral que se tornaba más y más incontrolable pero que, a través de un dibujo que aspiraba a la corrección académica, buscaba restituir el equilibrio emocional de Reverón.
 Le era conferido en el año 1953 el Premio Nacional de Pintura. Animado por este tardío estímulo, trabajaba con ahínco para una exposición que había anunciado el Museo de Bellas Artes, cuando le sucedió la muerte mientras se hallaba en el sanatorio San Jorge.

En el año 2014 por decisión gubernamental y sustentada en el 125 aniversario del nacimiento de Reverón. Fue decretada la vida y obra del Patrimonio Cultural de la nación  

Tres series de trenes componen la galería móvil que se incorporó al Metro de Caracas de forma paulatina hasta inicios de enero de 2015. A través de estos trenes galería se repasa la vida del maestro Reverón con fotografías que lo retratan en su vida cotidiana, junto a Juanita en El Castillete y en plena faena creativa.

Además, se realizó una cuidadosa selección de su obra pictórica, que abarca sus períodos azul, sepia y blanco, sus majas y marinas, así como fotografías de algunos de los objetos que construyó, incluyendo sus muñecas.

Los restos mortales del célebre pintor venezolano, Armando Reverón  conjuntamente con las reliquias de César Rengifo pintor , dramaturgo venezolano,  fueron trasladados el martes 9 de mayo del presente año,  al Panteón Nacional y Mausoleo del Libertador, ubicado en la capital venezolana, en el marco de los 127 años del natalicio del artista plástico.
La actividad forma parte de la clausura de una serie de iniciativas impulsadas hace dos años, cuando la vida y obra de Reverón fuera decretada Patrimonio Cultural de la Nación.
 
Con Juanita su compañera inseparable
En las playas en Macuto La Guaira
Reverón y sus muñecas

Comentarios