LA DOBLE MORAL




Nos acostumbramos a vivir en un mundo  lleno de antivalores, cuando nos cruzamos con alguien que es practicante de lo que profesa, se convierte en un ser extraordinario, y comienza a cristalizarse en personaje, y al poco tiempo  la gente los sigue,  para escuchar sus conversaciones, observar sus acciones, se pudiera nombrar algunos entre ellos: Gandhi, Malcom X, Martin Luther King, Nelson Mandela  hombres de debates por el bienestar de sus pueblos y que su mayor impulso fue su asentamiento espiritual, comprendiendo así su propósito. Y así existen otros, dentro del ámbito científico, político, social, ecológico que llegaron a entregar incluso sus vidas por una causa.


Digo esto pues a diario la doble Moral forma parte de los estereotipos, si estereotipos, pues,  la mayoría pertenece a imágenes estructuradas. Es duro quizás para una minoría que ha logrado la integridad, desenvolverse en tanta mentira, o quizás no. Pues se denota inmediatamente y sólo permiten la expresión de la “libertad” del ser humano. Respetando la decisión del otro.

 Cuando en nuestras acciones diarias vayamos en contra de los principios que entre comillas “defendemos”, ya comienza la doble moral, un ejemplo sencillo, cuando los padres les piden a los niños que no mientan y estos comienzan a ver cuánto engaño existe en las acciones de sus progenitores, y lo que predican, el corto circuito ocurre.


Las máscaras son múltiples, los roles llevan a la mayoría a dejarse envolver  por ese remolino. Pero no dejemos pasar por alto permitiendo que esto sea el diario vivir.  Coexistamos y esforcémonos por ser más íntegros, honestos esto otorgará aceptar lo que somos y en los que creemos, dejando atrás impedimentos, obstáculo de la verdadera expresión que te acompaña, expresándola sin temor, con armonía y respeto hacia los otros.


Seamos coherentes en lo que pensamos, decimos y hacemos.  

Comentarios