ESPIRITUALIDAD CENTRO PARA LA TRANSFORMACIÓN



 "No es saludable estar bien adaptado
a una sociedad 
profundamente enferma"

 Jiddu Krishnamurti


Cuando estudias teorías de transformación, en algún momento, el creador del postulado nombra la importancia de la superación del hombre en el ámbito espiritual, pues el tratamiento mercantil, los paradigmas de dominación existentes, el mercado con visión de naturaleza de producción desvirtúa cualquier  transformación que pueda ocurrir.  

Para mejor ilustración tomamos el área educativa donde Paulo Reglus Neves Freire,  en "Pedagogía del Oprimido" refiere este tema, pues enfoca que dentro de la relación de formación se presenta el Opresor y el Oprimido, destacando que este último, no sólo se encuentra así en el ámbito material sino también en el  espiritual y en ese proceso de revertir la deshumanización vivida por mucho tiempo, existe miedo e incertidumbre hacia lo nuevo, ya que no cuenta con herramientas propias para encaminar su propio destino.
 
La sociedad es nuestro espejo
Revertir la problemática presenta dos aspectos en el ser humano pues  el opresor se aterra ante esta posibilidad de liberar el conocimiento porque sus mecanismos son de dominación (riesgo) y el oprimido, como se expreso antes, significa incertidumbre y la oportunidad de decisión sobre su futuro y de su familia. Por eso la importancia del crecimiento espiritual.

Este autor nos aclara la valor de comprender y rescatar este principio “Nadie educa a nadie, nadie se educa a sí mismo, los hombres se educan entre sí mediatizados por el mundo”.

Es importante digerir esta teoría pues refleja una construcción colectiva, la conexión y aprendizaje conjunto hace individuos con consciencia y sentido social. Reconociéndose como un ser inconcluso en las diversas formas espirituales y materiales. Al estar consciente de esto, hace que sus acciones o mecanismos de movimientos sean hacia la búsqueda de ser más y mejor sobre todo en lo espiritual.

Refiere que todavía existe una acción anti-dialógica y sus principales características son la conquista, la división, la manipulación y la invasión cultural. Se hace necesario el diálogo, el lenguaje acorde con una correcta comunicación e interpretación para trasmitir el correcto mensaje, para obtener un efecto positivo en la interacción. Dejando como producto el aprendizaje de todos y todas, y lo más importante, la consciencia de lo que nos rodea tanto sus problemas como las oportunidades, dando paso a la plena expresión del ser humano que es espíritu y consciencia.

Esa consciencia debe desarrollarse liberadora, donde se visualiza con claridad la reproducción histórica de la opresión, permitiendo redescubrirse, inferir el avance permanente hacia una mejor vida y manifestación plena del ser.

Sabiendo que los elementos de intransigencia estarán en el poder, la resistencia y la intervención humana contra el conocimiento y el aprendizaje crítico.

Somos seres espirituales en esencia y hasta que no comprendamos esto continuaremos en luchas infértiles, obstaculizando los avances.

Comentarios