LA NAVIDAD




“Al tratar de conocer la Verdad,
 la suprema felicidad,
debemos tener presente que no ha de ser el motivo
la satisfacción personal,
sino el deseo de servir y ayudar.”
J. Krishnamurti






La Navidad festividad Cristiana donde se alaba el nacimiento de Jesús. Pero realmente en  el trascurso del tiempo se transformó en fiesta mercantil, pues la adquisición material se registra en los niveles más altos, olvidando la esencia de la celebración.

Se habla que el espíritu se impregna del llamado espíritu navideño, pero observando, por ejemplo el espíritu del “dar” se sustenta en cosas para alimentar los egos, y  los sentimientos como la caridad, la compasión, las dádivas, sobre todo el amor familiar como el de la amistad se empapan más de materialismo y de banalidad, llenándose al final de vacios que alejan  la verdadera sustancia que alimenta el alma.


Durante el año existen infinidades de días como el de La madre, el día del Amor,  en fin esos clásicos en que muestran su expresión económica, para alimentar un sistema, pero ¿qué de fondo puede tener algo si su fundamento está desvirtuado?. Moldeando masas para consumir sin importar la acción de “dar”. 

El servicio es una de las puertas para entender nuestras propias carencias, y una de las llaves para comprender desde el sentir  lo que es el amor, por ti, por tus semejantes, por Dios o energía en que crees, es comenzar un camino donde puedes lograr practicar la verdadera compasión, que en la corta vida de Jesús logró demostrarlo con el ejemplo diario, pues era su doctrina.


Muchos celebramos ese bendito nacimiento de un Maestro del amor, sin honrarlo. Estos tiempos de transformación seamos más conscientes de aquello que decidimos celebrar, que sea con sustancia, pleno de sus raíces, sabiendo lo profundo y la esencia del festejo.

Comentarios