CUANDO SE REPITE LO MISMO EN NUESTRA VIDA...





…me busqué, surgieron preguntas sobre la espiritualidad, existían libros que me resultaban inconclusos,  vinieron muchas enseñanzas y dentro de ellas las leyes, una la denominaré la Ley de Evolución, que por lo que entiendo es indefinida, eterna. Se evoluciona en Amor y Sabiduría, van unidas, y depende de la Voluntad y el esfuerzo individual, el logro de la felicidad infinita. Pero esta no es la única, hay varias de tanta importancia para desarrollar nuestra verdadera existencia.

El camino es un descubrir constante y la primera vez que me encontré con la palabra Karma, no la entendí mucho, por un tiempo y aun en el presente se ha etiquetado como lo negativo, sin embargo esta ley  llamada Causa y Efecto, presente en nuestro diario vivir, determina la positivo o negativo, digamos así, cuando realizamos acciones (pensamientos, sentimientos, actos)  tienen una reacción. Depende de nuestras actuaciones recogemos las semillas de lo acumulado en nuestra experiencia, en muchas ocasiones se publican en diferentes redes pensamientos que te recuerdan la importancia de cómo nos debemos desenvolver en el día a día.  



 Esta ley es clave para vislumbrar nuestro actual estado y despertar consciente de lo que tendremos a futuro.  Por lo tanto, es a la vez acción y las consecuencias de la acción.
En el universo jamás queda una deuda kármica pendiente  Hay un dicho que dice y encierra esta Ley “recogemos lo que sembramos”.   Tendremos que volver una y otra vez  en otras vidas y ya no nos acordamos de haberlo sembrado.  

 La mejor manera de identificar un karma, por ejemplo: es cuando ves que en diferentes momentos, distintas personas te generan el mismo sufrimiento. Lo que no aprendemos se repite. Aunque no seas demasiado espiritual, no te das cuenta que algo te pasa y además se repite. Y siempre damos la culpa a los demás. ¿Y si cambiamos la actitud?, ¿Y si aprendemos la lección, y si dejamos de culpar a los demás y tomamos las riendas de nuestra vida? Cuando una persona se le está devolviendo un karma, el universo no puede interrumpir el proceso hasta que la persona aprenda.



Existen otras maneras de liberar, pero exige transformación, es importante en momentos difíciles, que es cuando la mayoría nos tomamos un espacio para interiorizar, solicitar en intima comunión con nuestra Divinidad, el camino que  permita una mejor comprensión de nosotros y del camino a seguir, para que el Samsara (ciclo de nacimiento, vida, muerte y encarnación) sea evolutivo y en ascenso.






Comentarios