EXPRESIONES DE LUZ


“En la riqueza y en la propiedad no hay ciertamente paz. ¿Qué da entonces la paz? Mi naturaleza verdadera es paz, conocimiento, conciencia divina; a menos que esto se comprenda y hasta que se comprenda, ¿cómo puede haber paz? Para encontrar tu Sí debes revelarte a ti mismo. ¡Qué hermoso!
Si uno se detiene en lo que se puede conseguir siguiendo una sola vía, el objetivo de la vida humana no se alcanzará. Lo que se requiere es una comprensión que desarraigue el conflicto y las divergencias de opinión, que sea completa y esté libre de antagonismo intrínseco. Si no es así, la experiencia interior será parcial e incompleta.” Anandamayi Ma

En la actualidad, en diferentes espacios del mundo convergen posiciones antagónicas marcadas, producto de esto se generan fricciones dando como resultado enfrentamientos o quizás imposición del más fuerte produciendo muertes a pueblos. En otros espacios, los desacuerdos producen efluvio, observas la ausencia del presente en la mayoría de las personas visualizando autómatas o estados alterados, surgiendo agresividad, indiferencia y aquel que origina una sonrisa producto de su equilibrio interior, rompe con esas corrientes.

En los primeros párrafos se encuentra el enunciado de un Ser que expresa con mucha sabiduría donde debe estar el verdadero enfoque y dibuja el objeto de tránsito  del Ser Humano y cómo puede completar de manera plena la experiencia interior. Me recuerda la filosofía búdica, “El camino del medio”.

Somos seres de pasiones producto de patrones, modelos o costumbres, los cuales,  no somos capaces de aceptar aquellos que manifiesten desacuerdo de los sistemas conocidos por nosotros, lo resumo en “resistencia a cambios” que rompa con lo característico o personal. Y mientras permanezcamos enfocados en la diferencia “la experiencia interior” será definitivamente parcial, y aunque creamos que estamos listo para experimentar otras esferas, lamentablemente nos auto engañamos.

Bien es fácil expresarlo, pero en la práctica no hacemos nada por ir hacia ese momentum evolutivo, dentro de mis investigaciones lo mejor es interiorizar para resolver las interrogantes…aparece la respuesta…”Cuando pronuncias el nombre del Señor, debes estar consciente de lo que estás diciendo”.

Cuando nos encontramos en oración, meditando, realizando japa, la distracción es un elemento fluctuante, la devoción y la concentración ausentes, lo mecánico aparece como forma inferior de adoración que es una ofensa a Dios. “Aquel cuya mente, estabilizada por el yoga, permanece con el pensamiento inamoviblemente fijo en Él alcanza ¡oh Arjuna!, al Supremo Señor Resplandeciente” Cap 8: 8.


Seguro si estás leyendo esto con atención, quizás dirás <ese no es mi caso, estoy elevado(a) y superé esta etapa, mi concentración es suficientemente buena> Dedicar tiempo a Dios es necesario, todos necesitamos recluirnos en el hospital espiritual, para curar heridas mentales. La soledad es el precio que debe pagarse por la grandeza. Seguro nos sorprenderemos de los beneficios físicos, mentales y espirituales que se derivan del recogimiento. Tiempo de quietud, no permitas caer en la quiebra, deposita en la cuenta de tu existencia, esa es la verdadera riqueza. Seamos seres de victoria con carácter sosegado, no autómatas nerviosos, victimas de excesos temperamentales. Nuestra existencia debe ser iluminada por la paz, del Sol benefactor de la sabiduría a través de los portales del silencio.

Comentarios