JORGE ELIAS ADOUM - El poder de las letras




Jorge Elías Francisco Adoum (Mago Jefa)  dentro de sus actividades se encuentra traducciones de árabe al español, pintó, esculpió, compuso música, practicó medicina natural y escribió más de 40 Volúmenes sobre ciencias ocultas que firmó con el seudónimo "Mago Jefa".
  
También tenía una práctica privada para el hipnotismo, el magnetismo y la sugerencia, e hizo numerosas sanaciones consideradas milagrosas en su tiempo.

No se conoce mucho sobre su vida. Toda la información de la que se dispone proviene de las referencias de sus hijos. Fue una persona hermética en lo que concernía a su vida.

Sus libros tenián aprendizajes que contenian guías, reflexiones, uno de ellos, que fue uno de los más conocidos, La Magia del Verbo contenia, asana, mudra, mantras con una explicación científica sobre la utilización del verbo, el sonido, y la forma de respiración para lograr equilibrio psicofísico, las repercusiones del sonido en la parte mental. Describe el poder de las letras, invitando a prácticas que lleven a resultados positivos tanto en lo físico como lo espiritual.

Aquellos que emprendieron o emprenden caminos espirituales complementan conocimientos con algunas lecturas de Adoum, La Magia del Verbo reafirma la importancia y trascendencia de la utilización de la palabra y el poder de las letras. Hoy por hoy reafirma el cuidado que debe tenerse en el lenguaje y las consecuencias que estas generan.


Jorge Elías, sabía Medicina Naturista, Hipnotismo y Sugestión, que no eran materias de las escuelas de Medicina de la Europa de esa época, lo cual pone una interrogante adicional en la investigación de lo que pudo haber hecho en ese lapso. Lo más probable es que tempranamente se decepcionó de la medicina tradicional y orientó sus estudios hacia la especialidad que después cultivó. Con respecto a su ejercicio de la Medicina se deben señalar algunos hechos sorprendentes, de los cuales informan sus hijos con suficiente conocimiento porque fueron testigos presenciales. Entre las curaciones importantes que realizó está la de una señora llamada María de León, quien sufrió terribles ataques de asma durante muchos años, habiendo visitado a cuantos médico, sin resultado alguno. Adoum le dio un tratamiento de hipnosis y prescribió que a las cinco de la mañana caminara sin zapatos sobre el césped del parque El Ejido de Quito. María de León, al cabo de pocos meses, dejó de tener ataques de asma. 

Hacia 1978 una revista médica de la Unión Soviética publicó que los médicos rusos estaban experimentando el tratamiento del asma, mediante marchas sobre el césped, en la madrugada, pues durante la noche, los rayos cósmicos, beneficiosos para los asmáticos, se acumulan en las hojas y pueden ser aprovechados por los pacientes antes de que el sol y el tránsito reduzcan su potencia. 

Adoum jamás reveló cuál era la fuente donde aprendió ese tratamiento y tampoco vivió lo suficiente para poder leer el artículo mencionado. 

A su hijo Wagner le curó la tiña, temido mal porque aun no se habían descubierto los antibióticos. A su hijo Handel, cuando tuvo terribles dolores de cabeza que desconcertaron a los médicos, desde Buenos Aires, por carta, sólo en base a los síntomas, le diagnosticó acertadamente envenenamiento tabacal. 

 Para 1946 era una figura conocida en el continente sudamericano, en el campo esotérico. Recibió una invitación de Chile para que dictara algunas conferencias y allí aprovechó para publicar su nuevo libro "El Pueblo de las Mil y Una Noches".   


Dentro de sus aportes desde lo cultural se preocupó porque se conociera poetas libaneses, tradujo y publicó "Las Alas Rotas" de Khalil Gibrán, dando a conocer probablemente por primera vez en Ecuador a este renombrado poeta y "La Moderna Eva" de Nicolás Hadad, otro notable escritor libanés. 

Desde 1946 su existencia cambió totalmente y fue llena de satisfacciones personales en el campo espiritual y la admiración que sus discípulos tenían por él rebasa toda ponderación.  
Vivía indistintamente entre Chile, Argentina y Brasil haciendo giras. Finalmente, en 1950, decidió establecerse en Río de Janeiro, desde donde visitaba otros países. La venta de sus libros se multiplicó y continúan siendo éxitos de librerías en América Latina. 

Quedaron inéditos algunos libros del Mago JEFA tales como "El Evangelio de la Paz", "Los Ejércitos de la Miel", "Rumbo a los Misterios" y "El Germen de la Vida", y el paradero de los originales de otros es ignorado. Algunas de sus obras se agotaron en la primera edición y es difícil encontrar un ejemplar para hacer una nueva.  

Sus libros aun tienen vigencia pues transmiten prácticas provechosas, que invitan a la superación interior de manera ordenada, sistemática, dando respuesta a interrogantes.

Comentarios