LOS NIÑOS Y LOS MEDIOS


La televisión   se ha instituido en el medio de comunicación masivo e imperante,   aceptado y demostrado,  que éste poderoso medio audiovisual ejerce una considerable influencia sobre la estructura familiar, superior a la de cualquier otra innovación tecnológica.
En la familia la población  más vulnerable son los niños,  visualiza actitudes poco saludables, que son aprendidas y pueden ser puestas en acción durante la adolescencia.

 Algunas áreas de influencia a través de este medio:


Violencia: La constante atención  de escenas violentas en televisión, repercute sobre la agresividad del niño, que comienza a registrarse ya a partir de los tres años de vida. Hay numerosos estudios que confirman que el alto índice de violencia televisiva interviene como factor importante en la determinación de las conductas  violentas. Cuanto mayor sea el tiempo de exposición a programas televisivos brutales, mayor es el riesgo de asociación de conductas violentas en niños y adolescentes.


Publicidad y consumismo: El anuncio tiene como objetivo estimular el deseo y la necesidad de consumir, la población infantil y juvenil representan una importante cuota de mercado. La influencia de la publicidad en los niños es muy invasiva, y puede considerarse como un instrumento peligroso, ya que crea apetencias y necesidades que no se corresponden con la edad del niño o del adolescente,  que en la mayoría de los casos no podrá satisfacer. Las técnicas publicitarias abusan de las limitadas capacidades de análisis y raciocinio del niño, su natural credibilidad, por lo que necesitan constante supervisión y explicación de sus padres. Los niños no deberían ser objeto ni sujeto de publicidad y mucho menos ser víctimas de publicidad engañosa.

Sexo: Muchos adolescentes identifican el mundo real con lo que ven en televisión, y como consecuencia de ello se produce de manera precoz en sus relaciones sexuales, con un incremento del porcentaje de embarazos y enfermedades de transmisión sexual.



Alcohol y cigarrillos: Los anuncios de bebidas alcohólicas van dirigidos preferentemente a los jóvenes con el claro mensaje de que el consumo de alcohol facilita la diversión y el éxito con las chicas. Actualmente la ley prohíbe los anuncios de tabaco y bebidas alcohólicas sin embargo en muchas ocasiones se muestran de manera subliminal, generalmente asociadas a videos musicales y ciertos programas.
Rendimiento en sus estudios: nutridas investigaciones realizadas han demostrado que los alumnos que ven más de dos horas diarias de televisión, obtienen rendimientos escolares más bajos que los que ven un par de horas por día . La causa de este hecho se debe al retraso del proceso madurativo y a una menor capacidad de abstracción, producto de que existe abuso televisivo desde la edad preescolar.  La televisión aumenta la pasividad intelectual  apartándole del trabajo escolar y limitando su creatividad.

Estereotipos: La televisión  crea estereotipos en su programación, modelos de convivencia, valores y actitudes, que no se corresponden con la realidad social. Y sus aprendizajes no son los más adecuados en aspecto de sus relaciones, sexualidad, alimentación formas de vestir, incluso su salud, vemos como en adolescentes se presenta la anorexia producto de imitar a modelos y la concepción de la belleza femenina que venden a través de los medios.

Obesidad: Diferentes estudios indican que la prevalencia de obesidad está directamente relacionada con el aumento del tiempo destinado a ver televisión, en niños y adolescentes de 6 a 17 años, debido a que es una actividad pasiva y a su vez consumen productos poco alimenticios, con un alto contenido en  grasas  azúcar y sal,  motivados por los anuncios emitidos en el medio. 




Recomendaciones para las familias para el uso de la televisión e internet:

- Seleccionar los programas cuando los niños son pequeños, y hacerlo conjuntamente cuando son mayores.
- Recordar que es indispensable dosificar el tiempo de visión; no más de una o dos horas diarias, según la edad.
 - Los niños menores de dos años no han de ver la televisión.
 - No sacrificar por la televisión y juegos o manejo de internet,  la realización de otras actividades ((lectura, deportes, música, manualidades entre otras)
- Hacer comentarios y críticas sobre los programas, explicar lo que encuentra en internet (redes sociales, juegos) y alertar de la publicidad subliminal que puede encontrar.
- Alertar a los hijos sobre los efectos de la publicidad.
- No dejar a los niños solos frente al televisor o el internet. Necesitan de los adultos para juzgar lo que ven.
- No encender la televisión durante las comidas, sería desaprovechar para el diálogo, uno de los pocos momentos en que la familia está reunida. Evitar los celulares. 
- El abuso televisivo e internet (juegos, redes sociales) tiene una influencia negativa sobre el rendimiento escolar.


 Los padres no deben olvidar que sus propios hábitos serán adoptados frecuentemente por sus hijos.


Comentarios