UN POEMA DE DIOS...para Él


Estoy aquí para escuchar todas tus necesidades,
para apoyarte en la conquista de todos tus anhelos,
para guiarte en todo proceso,
pero no esperes que haga las cosas por ti.

Estaré contigo acompañándote,
aconsejándote cuando tu mente calle,
en esos momentos de confusión,
pero no esperes que te sostenga en las decisiones triviales.

Quizás es hora que empieces a escucharte,
a atender tus necesidades reales.

Entonces podrás comprender que ya estoy en ti,
que no necesites de nadie más.

Quizás para contrastarte, para concluir, para crecer.

Mi nombre es Confianza,
Mi constelación la Escucha,
Y mi tierra el amor.


Cuando me halles,
te daré la mano y te arropare en todo momento,
en esos instantes de dificultad,
en los pasajes de soledad,
en segundos de decisión,
siempre que me necesites.

Me encontrarás en la brisa del mar,
en el canto del gorrión,
en el susurro del agua,
en la fortaleza del árbol.

Ahí estaré,
disfrutando de tu escucha, de los silencios..
Y cuando decidas Ser, estaré en ti.



La Luz en la Luz

Autor del poema: Matuk Guayuba 

Comentarios