JANE GOODALL




“No tengo idea de quién o qué es Dios.
Pero sí creo en un poder espiritual mayor.
 Lo siento en particular, cuando estoy en la naturaleza.
Es algo que es más grande y más fuerte que yo o cualquiera.
 Lo siento. Eso es suficiente para mí.”







Realmente conocí a Jane Goodall cuando vi un video por facebook, donde llevaba una  chimpancé a su hábitat y   se despide con un abrazo de ella. Fue conmovedora la escena,  la relación establecida con este primate, el sentimiento demostrado por el animal fue enternecedor cuando el busca despedirse de ella.
 Busqué para saber quién era. Su filosofía de vida a través de las entrevistas que leí, nos lleva a pensar que está más allá del bien y el mal. Jane y muchos que trabajan para la vida, realizan por la conservación, el reconocimiento del otro, sin importar que es, pues comprenden desde siempre, todo lo que huela a naturaleza  es parte de nosotros mismos.


Esto se puede concluir cuando en sus disertaciones responde desde la espontaneidad, llena de sabiduría obtenida en la experiencia en sus acciones llevándola a esa ponderación  de la vida y la naturaleza.

Goodall es conocida por sus estudios sobre la vida social y familiar de los chimpancés. Empezó a estudiar en la comunidad de chimpancés de Kasakela, en el Parque nacional Gombe Stream, Tanzania, en 1960.

En 1977, Goodall estableció el Instituto Jane Goodall (IJG), el cual apoya a la investigación de Gombe, y del cual ella es líder global, en un esfuerzo por proteger a los chimpancés y a sus hábitats.

La investigación de Goodall en Gombe Stream es reconocida en la comunidad científica por contradecir dos creencias muy arraigadas en aquel entonces: que solamente los humanos podían crear y utilizar herramientas, y que los chimpancés eran vegetarianos. Observando a un chimpancé alimentarse de un termitero, pudo apreciar que éste colocaba repetidamente tallos de pasto en los hoyos del montículo y los removía cubiertos de termitas, «pescando» termitas efectivamente. Los simios también tomaban ramitas de los árboles y les removían las hojas, para hacerlas más efectivas, una manera de modificar objetos, lo que es el inicio rudimentario de la construcción de herramientas. Los humanos se habían distinguido a sí mismos del resto del reino animal como «Hombre, el creador de herramientas» por mucho tiempo. En respuesta a los hallazgos revolucionarios de Goodall, Louis Leakey escribió: "Ahora, debemos de redefinir al hombre, redefinir a las herramientas o aceptar a los chimpancés como humanos".


Hoy en día, Goodall dedica virtualmente todo su tiempo a la defensa de los chimpancés y el ambiente, viajando casi 300 días al año. Goodall también es un miembro del consejo del santuario de chimpancés más grande fuera de África, Save the Chimps (Salven a los Chimpancés) en Fort Pierce, Florida. Ella es una conservacionista a tiempo completo.

Comentarios