Diferencias, complementaridad

  Foto de Miguel Alfonso Uzcátegui Abreu
Cuando en lo cotidiano nos presentamos decimos de manera automática el nombre, la profesión, que hacemos, sin embargo nuestra mayor particularidad la dejamos tácita, decir soy mujer ante todo lo demás, es la mejor presentación.
Implica ingenio, creatividad, fortaleza, belleza, sutileza, inteligencia, en fin muchas cualidades, enumerarlas sería interminable.

La mujer a través de la historia ha sido encubierta, sin embargo siempre esta como el elemento imprescindible, no hay historia sin una mujer, ni presente y mucho menos futuro.

Somos intuitivas elemento que permite detenernos o avanzar con reacciones  propias que permiten un resultado. La intuición en el campo de la psicología es vista como reacciones emotivas, más dentro del ámbito de creencias o ideologías; otras corrientes argumentan que son procesos mentales que elaboran deducciones donde sólo el resultado pasa a ser consciente.

 Fotografía de Miguel Alfonso Uzcátegui Abreu
 Cuando se nombra emociones en una mujer, por causa cultural rápidamente el pensamiento se ubica en los vaivenes hormonales, que dibuja esos altibajos naturales que son parte de los procesos fisiológicos del cuerpo. Lo aclaro pues dentro de la definición de la intuición  refiere la emotividad, no es sino la emoción pura y simple de todos los seres humanos.

La mujer por su naturaleza reproductiva, acrecienta una conexión  sin duda que sólo se vive cuando es posible sostener un ser humano por 9 meses dentro, entender que esa vida emite, recibe sensaciones, emociones, que en algunos momentos lo expresa hasta de manera física, dejando a un lado la palabra, lo lógico, entre comillas. Ese proceso permite afinar a través de esa experiencia vívida, la intuición.

 Fotografía de Miguel Alfonso Uzcátegui
Los estudiosos de la ciencia todavía no saben con certeza cuales son los mecanismos que ponen en marcha el poder intuitivo en el interior del cerebro, ni tampoco se sabe porque las mujeres tienen mayores aciertos intuitivos que los hombres.

Algunos Psicólogos dicen que “en escenarios emocionalmente significativos, los hombres memorizan la información central y las mujeres prestan más atención a los detalles externos”. 

Así, la intuición femenina se basa también en esa capacidad para percibir las particularidades. En la práctica permite contar con multitud de detalles con los que hilar conclusiones bien argumentadas.

Este es sólo un aspecto de diferencia entre la mujer y el hombre, diferencia que no lleva a la confrontación sino a la complementaridad. 

Foto de MBeltran
El tema MUJER no puede tocarse en un bloque sino al detalle, pues cada parte es extensa, merece su propio espacio.
  
Cada día se esta abriendo más espacio para que se refleje la igualdad de género, lo importante es que sea con verdadero equilibrio, nosotras como parte de ese cambio, entendamos que no se trata de una lucha sino de un lugar que permita la armonía entre los géneros, allí radica nuestra real inteligencia.


Comentarios