RASTROS EN EL ROSTRO

-JOSÉ -  (*)
Esta imagen la captó de manera artística un amigo  llamado Miguel Alfonso en el Estado  Trujillo,   situado al occidente de la República Bolivariana de Venezuela. 

Cuando la miré no quité mis ojos de ella pues había en ese rostro muchas lecturas. En las huellas del tiempo, en su contemplación, era algo más que una fotografía era expresión vívida.

Rostro lleno de sabiduría que sólo se logra caminando senderos,  donde el tiempo nos marcas las historias, hermosas, triviales, alegres, difíciles, complejas, pero llenas de vida, que en nuestro cuerpo van dejando huellas.

Cuando uno tropieza con seres como José, nombre del dueño de esa fisonomía, el respeto se manifiesta ante tanta sabiduría, pues la sapiencia no se obtiene en un día, provoca sentarse y conversar horas permitiendo deleitarnos en su experiencia.

Eso fue lo que hizo mi amigo Miguel, aquí les cuento el agradable relato de ese cruce con nuestro personaje José. 
Miguel se dirigía a su oficina, el protagonista estaba visitando un amigo, se cruzaron le pareció simpático  lo invitó a desayunar, allí surge una conversación que resume Miguel de la siguiente manera:

Me contó que es jubilado y trabajó en Caracas.
Con estas mismas palabras me dijo: - "Mozo, yo no se si lo ofenda con lo que le voy a decir, pero este señor que está gobernando en este país es la mejor vaina que a los viejitos nos ha pasado".
Don José Adhemar Barreras (con "h" intercalada me recalcó) nació en Diciembre de 1.920 en San Lázaro de Trujillo y a los seis años se lo llevó la familia para Maracaibo, donde vivió e hizo una familia durante y luego de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Crió a sus 25 hijos ("en dos señoras"). Trabaja como comerciante y prestamista para los amigos cuando necesitan de lo poco que tiene. Vive actualmente en la localidad de Sabana de Cuba, Municipio San Rafael de Carvajal del estado Trujillo, Venezuela, con dos hijos y su esposa.
Quedamos en vernos luego para seguir hablando.
Me pareció pertinente poner esa fotografía, pues es uno de los seres mas interesantes que he conocido.

Como pudieron darse cuenta ¡todo un personaje! digno de resaltar, hoy topé con su foto, decidí dedicarle un espacio para reflejar la belleza que atesoran los abuelos y lo importante de tenerlos a nuestro lado. Amarlos es nuestro mejor presente.

Poema: de Jesús Pérez Ortiz

"Ancianos-
La muerte de un anciano, yayo u opá,
es más que la pérdida de esa persona;
la familia pierde un depositario de sabiduría,
cultura e información que necesita.

La riqueza de un pueblo disminuye
cuando un anciano muere;
no se puede reemplazar la historia,
la sociedad pierde piezas de su herencia.

Ellos son la biografía, de la tradición su parábola,
los almacenes vivos de quienes somos;
pongamos nuestro dinero
en donde se encuentra nuestra riqueza.

El número de nuestra mayor riqueza
se dibuja en la cuantía de ancianos con vida."

Finalizo con este hermoso poema, que deja en nuestra conciencia el valor de nuestra ascendencia. Hasta un próximo encuentro...desde mi espejo.

(*)Foto cortesía de Miguel Alfonzo Uzcátegui

Comentarios