Y DUERME CON UN OJO ABIERTO…

Fotografía de Zoe Lala
 Así duermen los delfines pues la respiración en su caso es un acto voluntario, para poder dormir permaneciendo al mismo tiempo despierto, el delfín apaga uno de sus hemisferios cerebrales, mientras que la otra mitad del cerebro, que permanece despierto, ejerce el dominio sobre las funciones vitales, especialmente la respiración. Esto dentro de las curiosidades de esta especie animal.

Los Delfines poseen cuerpos muy aerodinámicos con pequeñas aletas lo que les facilita la movilidad en el medio acuático y les proporciona una gran resistencia y velocidad en el agua. 

 Suelen vivir en sociedades de entre 6 y 100 de ellos estableciendo una jerarquía de trabajo en el grupo. Gracias a dicha jerarquía los delfines son animales muy solidarios entre ellos ya que mientras unos se encargan de encontrar comida otros se dedican a la protección de la manada. Por este motivo es muy difícil sorprender a un delfín ya que, gracias a un sistema de silbidos de ultrasonidos, se comunican de forma rápida y eficiente por lo que la manada siempre está alerta, utilizan gestos para comunicarse, pero también se comunican a través de un ruido que parece a un silbido. Algunas investigaciones en la vida de los delfines parecen demostrar que al nacer un delfín, su madre le silba una y otra vez para que su bebé reconozca su voz y para ayudar al bebé a crear su propia “firma” de voz. Se cree que cada delfín tiene su propia “firma” – un silbido personal que es único, como la firma de las personas.  



Se han efectuado experimentos con pacientes que le han diagnosticado  depresión leve o moderada, aplicando terapia con delfines, estas investigaciones arrojaron que estos pacientes posterior a la aplicación de las terapias no llegaron a necesitar los medicamentos o la psicoterapia convencional siempre y cuando continuaran con un tratamiento biofílico con animales, en un entorno lo más natural posible.
Si el tratamiento se aplica durante un tiempo suficiente, puede tener efectos duraderos, como ocurrió con muchos de los participantes en este estudio, quienes no necesitaron regresar a sus terapias o medicación anteriores. 

También se ha realizado investigaciones con personas con anorexia, síndrome de Down y autismo. Hasta la fecha se documentan efectos curativos en las personas que tienen contacto con los delfines tales como reducción del dolor, cambios químicos en la sangre, y refuerzo para la recuperación en enfermedades crónicas y terminales.
Se ha observado por medio de la medición de las ondas cerebrales de los pacientes que éstas cambian en presencia de los delfines hacia una armonización entre los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro, lo que produce un estado de paz y relajación tal como sucede al realizar una meditación.

De hecho, se establece una armonización entre el cerebro de la persona y del delfín, pues estos mamíferos mantienen casi permanentemente una actividad cerebral de frecuencia baja en el denominado nivel alfa, precisamente el nivel de meditación.

Resulta muy interesante el aporte que dan estos hermosos animales al ser humano. Mucho podemos investigar sobre los delfines y faltaría página para colocar la información, si les resulta interesante los invito a indagar sobre el tema. 

Amar al planeta es tarea de todos,  recuerden la naturaleza equilibra.

Comentarios